¿Qué significa ser “bilingüe”?

Una palabra, distintos significados.

  • A:  Sus padres son austriacos pero mi amiga nació aquí, así que es bilingüe en alemán y español.
  • B:  Empresa internacional necesita secretaria bilingüe en inglés para incorporación inmediata.

Según la RAE, se llama “bilingüe” a una “persona que habla dos lenguas”. ¿Significa lo mismo en los dos ejemplos de arriba? Evidentemente no. Mientras en el ejemplo A entendemos que mi amiga se desenvuelve con la misma soltura en los dos idiomas, en B no es el mismo caso. La empresa no busca a una persona que domine ambos idiomas, sino que tenga un nivel suficientemente bueno como para poder defenderse en ambos idiomas, digamos un B2.

Aunque todo el mundo entiende que en ambos casos estamos hablando de “niveles” de dominio de una lengua muy distintos, se suele utilizar la misma palabra “bilingüe” para los dos. El problema en muchos casos es que se da a entender A cuando en realidad estamos hablando de B.

Homologación de niveles.

Si estamos cada vez más familiarizados con el sistema de niveles de A1 a C2 que estableció el Marco Común Europeo de Referencia (MCER) para lenguas, ¿qué sentido tiene seguir utilizando “bilingüe” para referirnos a alguien con un nivel B2, C1 o C2?

El motivo es, por lo general, interesado. Cuando una franquicia de academias de inglés escoge como eslogan “te hacemos bilingüe”, quieren darte a entender una cosa que realmente no te van a ofrecer. Sería mucho más ajustado a la realidad decir: “te ayudamos a conseguir un nivel B2, C1 o incluso C2”, pero claro, no queda igual de bonito en términos de marketing. La palabra “bilingüe” resulta muy “glamurosa”, pero para ser sinceros deberíamos utilizarla únicamente en el sentido original, el de “mi amiga” del ejemplo de arriba.

Bilingüismo real.

Los casos reales de “bilingüismo” se suelen dar en comunidades en las que se hablan dos idiomas (por ejemplo en Baleares o Galicia), o en personas que habiendo nacido en un país han hablado desde pequeños en una lengua materna distinta (como en el ejemplo A de arriba). No siendo alguno de estos dos casos, resulta bastante complicado, si bien no es imposible conseguir ese nivel de dominio de ambas lenguas. Conlleva una exposición al idioma muy intensiva (como por ejemplo vivir años en el país en el que se habla), y una actitud y aptitud adecuadas. “Actitud” porque es necesario querer “pasar por nativo”, algo que no preocupa a todo el mundo, y “aptitud” porque no todo el mundo tiene facilidad para los idiomas.

Con todo, en un sentido lingüístico estricto, debemos entender que aun en los casos descritos arriba, se suele dominar una lengua más que la otra. Es posible que “mi amiga” bilingüe en alemán y español, domine el alemán de manera oral, pero tenga bastante más problemas en el escrito si no ha recibido formación académica en ese idioma.

En Delaware preferimos hablar con propiedad y de paso no engañarte. Nosotros te diremos que te ayudaremos a conseguir hasta un nivel C2 en inglés (el máximo en certificación). Mejor aún, preferimos enseñarte el nivel que han conseguido alumnos que se han formado con nosotros durante años, para que juzgues por ti mismo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.